“Camal del Norte” inicia sus actividades con autorización del Senasa

Matadero es el más moderno de la región y el único con ‘categoría 3’ para el mercado nacional e internacional.

El Ministerio de Agricultura y Riego, a través del Servicio Nacional de Sanidad Agraria – Senasa, aprobó la autorización sanitaria del matadero de animales de abasto ‘Camal del Norte’, ubicado en el distrito de Pacanga en la provincia de Chepén, en La Libertad.

Luego de realizar mejoras en el establecimiento y cumplir con las normas de inocuidad establecidas por el Senasa, los administradores del matadero recibieron la autorización para el procesamiento primario de alimentos, en este caso para el faenamiento de bovinos.

La autorización se encuentra avalada por el Decreto Supremo 004 – 2011 – AG, Reglamento de Inocuidad Agroalimentaria. Este matadero es el más moderno de la región, convirtiéndose además en el primero y único certificado con la ‘categoría 3’ de acuerdo a la autorización de funcionamiento D.S.015-2011-AG, que permite la exportación de carne a diferentes países.

Actualmente, el matadero faena 100 bovinos diarios destinados para el mercado local y nacional, cumpliendo con las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) e higiene durante el procesamiento de la carne, Buenas Prácticas de Faenado, Procedimientos Operativos Estandarizados de Saneamiento (POES), Programas de limpieza y desinfección, Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP), entre otros.

También cuenta con ambientes apropiados para el faenado, sangrado, lavado y eviscerado, además de cámaras frigoríficas para mantener la cadena de frío y garantizar la conservación e inocuidad de la carne.

El Senasa realizará inspecciones inopinadas al establecimiento para evaluar el cumplimiento de las condiciones sanitarias exigidas para los productos destinados al consumo humano.

Plan de mercado

Con la autorización de Senasa, los propietarios del establecimiento proyectan abrir una cadena de carnicerías cumpliendo con los estándares de inocuidad y calidad de productos inocuos para el mercado nacional e internacional.

Su meta es lograr exportar hacia el mercado asiático, el cual cuenta con el mayor número de consumidores en todo el mundo.

En un plazo corto de cuatro meses, constituirán una línea de enlatados de conserva de carne para venta en los supermercados nacionales y exportarlos a Japón y China.