La Libertad: identifican línea de mando policial en protesta que dejó un trabajador agrario muerto

La Fiscalía indaga las causas que ocasionaron la muerte del joven Jorge Muñoz, quien recibió un impacto de un proyectil de arma de fuego.

OjoPúblico accedió a las declaraciones de siete efectivos que estuvieron a pocos metros del lugar donde fue asesinado el trabajador agrícola Jorge Muñoz, el pasado 3 de diciembre, durante el paro agrario en La Libertad. Los testimonios de los agentes permiten reconstruir la historia, brindan detalles sobre los escopeteros de perdigones y de bombas lacrimógenas presentes ese día, así como sobre la identidad de los encargados del operativo y de ordenar el uso de escopetas.

La Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Virú investiga las causas de la muerte del ciudadano Jorge Muñoz Jiménez (19), ocurrida el 3 de diciembre último durante el paro agrario en La Libertad. OjoPúblico accedió a los testimonios de siete policías que estuvieron en el cruce de la avenida Las Flores con las calles Los Héroes y Los Ficus, en Nuevo Chao, provincia de Virú (La Libertad), a pocos metros del lugar donde fue asesinado el trabajador agrario, con un proyectil de arma de fuego.

Alrededor de las 11 de la mañana de ese 3 de diciembre, un grupo de protestantes ubicados en la avenida Las Flores alertaron que Muñoz Jiménez había sido herido en la cabeza, según quedó registrado en la transmisión del medio local Radio Mega TV Digital. El acta fiscal y la grabación de la necropsia –revisadas por OjoPúblico– detallan que el joven de 19 años falleció de un “traumatismo craneoencefálico”, causado por un proyectil de plomo.

“QUIEN ME DIO LA ORDEN DE USAR LA ESCOPETA FUE EL SS PNP HOYOS AGIP”, DIJO UNO DE LOS POLICÍAS DE USE.

En el contexto de dicha investigación, el fiscal Fernando Salinas Anastacio ha recabado, hasta el momento, el testimonio de cuatro miembros de la Unidad de Servicios Especiales (USE) de Trujillo, a cargo del mayor PNP Julio Terry Huarhua; y de tres efectivos de la comisaría de Ayacucho, ubicada en la provincia liberteña de Trujillo, y en ese momento a cargo del agente Eriberto Alcalde Quiliche, que brindaron apoyo a la USE durante las protestas.

Estos siete efectivos formaron parte de las dos líneas de contención que se ubicaron en la avenida Las Flores, a una distancia de 30 metros del lugar donde fue herido Muñoz Jiménez. Ellos han identificado a cuatro escopeteros de gases lacrimógenos y perdigones entre el contingente policial que participó ese día.

Sus declaraciones identifican, además, a dos policías que cumplieron un rol de mando durante el operativo: el jefe de la USE de Trujillo, el mayor PNP Julio Terry Huarhua; y el suboficial PNP Jesús Hoyos Agip, también de dicha unidad. El primero de ellos dispuso la formación de las dos líneas de contingencia en la avenida Las Flores; mientras que el segundo es señalado como el encargado de ordenar el uso de escopetas, según diversos testimonios.

El trabajador agrícola Jorge Muñoz, de solo 19 años, falleció de un disparo de arma de fuego mientras protestaba en el Paro Agrario.

La investigación de la Fiscalía de Virú se realiza en paralelo a las pesquisas llevadas a cabo por la Tercera Fiscalía Penal Supraprovincial de Lima, que también tiene bajo sospecha a los efectivos de la USE de la Región Policial Lima. El proceso seguido en la capital indaga las causas de las muertes de Brian Pintado Sánchez e Inti Sotelo Camargo, quienes también fallecieron como consecuencia del impacto de proyectiles de armas de fuego, durante las marchas nacionales contra el régimen transitorio de Manuel Merino.

El presidente Francisco Sagasti ordenó la creación de una comisión multisectorial, encargada de vigilar las acciones en favor de los heridos y deudos de los fallecidos durante las marchas nacionales, ocurridas entre el 10 y 14 de noviembre, y el paro agrario, que se realizó entre el 1 y 3 de diciembre. Dicho grupo de trabajo funcionará durante seis meses, y será financiado con presupuesto del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjus).

Los testimonios de la USE

El pasado 15 de diciembre, el superior PNP José Luis Álvarez Hinostroza (35), de la USE de Trujillo, testificó ante la Fiscalía. Según su declaración, fungió de escudero, como parte de las líneas de contención ubicadas a pocos metros del lugar en el que se encontraba Muñóz Jiménez. “Llevé dos granadas [de gas lacrimógeno] de mano, de las cuales solo usé una”, dijo el agente ante el Ministerio Público.

Su testimonio señala al suboficial PNP Jesús Hoyos Agip como el encargado de dirigir el grupo de contención policial ubicado en la avenida Las Flores. “Me encontraba bajo el mando del SS PNP Hoyos […] No recibí ninguna consigna por parte del jefe de la USE [de Trujillo], pero sí del jefe de la escuadra, el superior Hoyos”, se lee en la declaración, a la que accedió OjoPúblico.

TESTIGOS DE LA FISCALÍA HAN IDENTIFICADO A CUATRO ESCOPETEROS DE GASES LACRIMÓGENOS Y PERDIGONES.

El contingente policial dirigido por el suboficial PNP Hoyos Agip incluyó, por lo menos, cuatro efectivos con escopetas de granada de gas lacrimógeno y perdigones. Dichos escopeteros eran –según la declaración de Álvarez Hinostroza– los suboficiales de segunda Ronald Rey Agurto y Junior Arteaga Bacilio, y los suboficiales de tercera Ronaldo Iván Bustamante Ramos y Víctor Emanuel Solano Salvador.

El segundo testimonio, recibido por la Fiscalía el martes 15, fue del suboficial de segunda Ronald Rey Agurto (31), uno de los escopeteros de gas lacrimógeno. Él contó que usó siete de los 15 cartuchos que llevó a la protesta y aseguró, además, que el suboficial Hoyos Agip le ordenó utilizar su armamento reglamentario. “Quien me dio la orden de usar la escopeta [de gas lacrimógeno] fue el SS PNP [José] Hoyos Agip”, dijo Rey Agurto ante la Fiscalía.

Asimismo, la declaración de Rey Agurto señala que la orden de formar dos líneas de contención fue del mayor PNP Julio Terry Huarhua, jefe de la USE de Trujillo: “El mayor PNP Terry dispuso que dos escuadras, entre ellas la mía, hagan una formación de una línea”, indicó. Rey Agurto estuvo en la segunda línea de contención, mientras que la primera se encontraba en contacto directo con los ciudadanos de Nuevo Chao.

El miércoles 16 de diciembre declaró ante la Fiscalía el técnico superior de primera Johnny Zavaleta Munca (46). El efectivo formó parte de la primera línea de contención en la avenida Las Flores y ejerció la función de escudero, según se lee en el testimonio al que accedió OjoPúblico. “Nos posicionamos cerrando la calle, formando doble línea, [y] en mi caso estuve en primera línea”, dijo Zavaleta Munca.

Si bien su escuadra estaba al mando del suboficial PNP Ferńandez (quien no ha podido ser identificado en base a los testimonios), Zavaleta Munca confirmó que el grupo de dos líneas de contingentes policiales –que se ubicaron en la avenida Las Flores– estuvo a cargo del suboficial Hoyos Agip. La declaración, además, ratificó que los suboficiales de segunda Rey Agurto y Arteaga Bacilio fueron escopeteros y se plantaron a pocos metros de distancia del ciudadano asesinado.

Finalmente, la Fiscalía Provincial de Virú recogió el testimonio del suboficial de tercera Alfredo Sandoval Challhua (31), el miércoles 16 de diciembre. Como escudero en la primera línea de contención en la avenida Las Flores, Sandoval Challhua señaló que el operativo estuvo a cargo del mayor PNP Julio Terry Huarhua. “Antes de salir a ese lugar, el mayor [Terry Huarhua] nos indicó que nadie lleve armas de fuego [de uso no reglamentario]”, dijo Sandoval Challhua.

El apoyo de la comisaría de Ayacucho

Además de efectivos de la USE, el contingente de doble línea que se ubicó en la avenida Las Flores incluyó a 10 policías de la comisaría de Ayacucho, ubicada en la provincia de Trujillo. El 3 de diciembre, este grupo de agentes se desplazó hasta la provincia vecina de Virú, dirigido por el suboficial identificado por los apellidos Pérez Vargas. La Fiscalía también ha recogido, hasta ahora, la declaración de tres integrantes de dicha dependencia policial.

La primera declaración fue del suboficial PNP Brayan Reque Flores (25), quien fungió de escudero en la segunda línea de contención en la avenida Las Flores, según precisó en su testimonio. “Formamos dos filas, la primera integrada por personal de la USE y la segunda fila por personal de apoyo de otras unidades. En ese lugar [altura del asentamiento humano Valle de Dios] seguían atacando con piedras”, detalló el suboficial.

“LA INVESTIGACIÓN FISCAL DEBE SER APOYADA POR UN ÓRGANO POLICIAL DISTINTO AL CUESTIONADO”, DICE ABOGADO DE LOS DEUDOS.

El segundo testimonio de este grupo fue del suboficial de tercera Adderly Sánchez Cusma (23), quien fue designado para apoyar a la USE de Trujillo. Él estuvo ubicado a unos 60 metros del lugar donde ocurrió la muerte del ciudadano Jorge Muñoz. “En la primera y segunda línea se encontraba personal de la USE, quienes eran los que más contacto tenían con los manifestantes”, relató Sánchez Cusma.

La última declaración fue del suboficial Renzo Aponte Rodríguez (23), quien se ubicó en la segunda línea de contención en la avenida Las Flores, como apoyo a la USE de Trujillo. “La primera línea usó bombas lacrimógenas de mano […] este enfrentamiento duró más o menos [de] 15 a 20 minutos; de pronto un grupo de personas se aglomeró pidiendo ayuda [y] diciendo [sic] que la Policía mató a una persona”, precisó Aponte ante la Fiscalía.

Además de las declaraciones del personal de la USE de Trujillo y de la comisaría de Ayacucho en la misma provincia, la Fiscalía de Virú realizó, el martes 15, una reconstrucción de los hechos en el cruce de la avenida las Flores con las calles Los Héroes y Los Ficus. Dicha diligencia contó con la participación de cuatro peritos criminalísticos: un analista de la escena del crimen, un ingeniero químico, y dos peritos balísticos.

Fiscalía ha requisado el revolver del suboficial PNP José Hoyos Agip, quien es señalado como uno de los agentes a cargo en Nuevo Chao.

La Fiscalía Provincial de Virú también ha requisado los revólveres del suboficial brigadier Alberto Padilla Briones (52); y del suboficial PNP José Hoyos Agip (49), quienes estuvieron presentes durante la contención del paro agrario en Nuevo Chao. Hoyos Agip es señalado, en diferentes testimonios de los policías participantes, como el agente a cargo de las dos líneas de contención en la avenida Las Flores, donde falleció Jorge Muñoz. Padilla Briones, por su parte, integró dicho contingente policial como uno de los agentes más antiguos de las escuadras, según uno de los testimonios brindados al Ministerio Público.

La investigación fiscal recibe el apoyo de un equipo especial de la División de Homicidios de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) de Lima. Sin embargo, dicha unidad solo podrá apoyar hasta este viernes, cuando se vence el plazo establecido de 15 días de colaboración en las pesquisas. El abogado de los deudos, José Meza Risco, ha solicitado la ampliación de dicho período al jefe de la Región Policial La Libertad, general PNP Ángel Toledo Palomino.

“Por resguardo de la imparcialidad, la investigación fiscal debe ser apoyada por un órgano policial distinto al cuestionado por los sucesos ocurridos en Virú”, señaló Meza Risco a OjoPúblico. Consultado al respecto por nuestro medio, el general PNP Toledo Palomino confirmó que ha recibido el requerimiento de la defensa legal de la familia Meza, y dijo que ya ha comenzado el trámite para la ampliación del plazo que dispone el equipo especial de la Dirincri.

Hasta el cierre de este artículo, aún no se han recabado las declaraciones de los otros tres escopeteros, de granadas de gas lacrimógeno y de perdigones, identificados por los siete policías que formaron parte del contingente policial, que se ubicó en la avenida Las Flores. Sus versiones brindarán información clave para esclarecer la muerte de Jorge Muñoz Jiménez durante el paro agrario de entonces.

Fuente: Ojo Público